|

PRODUCCIÓN DE SANITARIOS: TRADICIÓN E INNOVACIÓN

La masa base de la cerámica se produce, desde siempre, a partir de materias primas convencionales y naturales: Caolín, arcilla, feldespato y arena de cuarzo forman la base para la elaboración de la cerámica, un material extremadamente resistente y sólido. Cada uno de los componentes que constituyen este material de trabajo moldeable ha sido combinado, homogeneizado y depurado por LAUFEN mediante un prolongado procedimiento especial. La barbotina, que es la materia prima de la cerámica, se cuela en moldes de yeso o inyecta mediante el procedimiento especial de colado por presión desarrollado por LAUFEN.

La capacidad de modelado y colado del material hace posible una gran variedad de formas para los artículos de cerámica sanitaria, pero no solo eso, también significa un reto para la técnica de producción, especialmente en el caso de geometrías complejas. Las piezas en bruto, ya secadas y esmaltadas, se cuecen a una temperatura de hasta 1.240 °C. Estas temperaturas extremas son las responsables del elevado grado de dureza y de la resistencia al desgaste de los productos de primera calidad de LAUFEN.

Gracias a su superficie lisa y fácil de limpiar, la cerámica cumple con los requisitos de higiene más exigentes: los ácidos químicos, los productos de limpieza corrosivos o el ácido clorhídrico apenas afectan al material. La resistencia, la versatilidad y el atractivo hacen de la cerámica el material por excelencia a la hora de fabricar accesorios para sanitarios de alta calidad.

Vademecum
Open webpublication

|