DESDE 1892 LAUFEN TRABAJA DE FORMA ARTESANAL

El trabajo visionario que se lleva a cabo en la cerámica requiere un profundo conocimiento del material, un enfoque experimental al manejarlo y la habilidad de convertir las ideas en procesos industriales. LAUFEN trata este material tan delicado con el máximo cuidado y toda la pasión posible, prestando la máxima atención al detalle para conseguir la mejor calidad suiza.

Más inteligentes, más grandes, más efectivos y con una amplia visión de futuro: LAUFEN siempre aspira a conseguir mayores retos. Entre estas aspiraciones se encuentran una gestión eficiente de los recursos, la implantación de técnicas de reciclaje inteligentes, incluso durante la producción, y el uso de productos que ahorran agua en las descargas.

Todos y cada uno de nuestros inodoros, urinarios y bidés se someten a ensayos de vacío y se comprueba que estén perfectamente sellados.
Una inspección visual exhaustiva tras cada fase de la producción permite garantizar que solo las piezas que estén perfectas avancen en la cadena de producción. Los empleados verifican el buen estado de cada pieza que se trabaja en cada fase de producción con su marca personal.
La comprobación final de LAUFEN garantiza los valores que son la insignia de esta empresa: fiabilidad, precisión y funcionalidad en todos los colores y formas posibles.